De principio a fin

De principio a fin
Me gusta pensar que los niños son una cajita de sueños. “Disfrutones” de la vida, que van, vienen, nos dan más de lo que les pedimos y sin que sea su propósito nos hacen felices. Todos fuimos una vez niños. Aunque ahora nos cueste pensarlo, aunque parezca algo muy, muy lejano…aunque la sociedad adulta nos obligue a negar sus necesidades y a casi ignorar su existencia, y así de paso acallar las nuestras. Pese a todos, ellos siguen ahí, brillando con sus sueños. Dando luz por donde pasan.