Eufemismos a la hora de comprar un piso
19 agosto, 2015

Eufemismos a la hora de comprar un piso

Vemta de pisos
Eufemismo: Palabra o expresión políticamente aceptable o menos ofensiva que sustituye a otra palabra de mal gusto o tabú, que puede ofender o sugerir algo no placentero o peyorativo al oyente. Hoy en día muy utilizado en todos los sectores, incluso en el de la ventas o alquiler de pisos. Os voy a contar una serie ejemplos que he encontrado a lo largo de mi vida de ir recorriendo inmobiliaria, afortunadamente, hay todas que son muy serias como Fresno Inmobiliaria, que huye de eufemismos y llama al pan, pan y al vino, vino.

  • Durante mis múltiples visitas para comprar chalets en Daganzo he podido comprobar cómo son muchas las empresas que emplean frases para llamar a lo que no es. Me explico con ejemplos. Si te dice que es acogedor, quizás está diciendo que es “Terriblemente pequeño”. O esta que es muy buena, cuando un piso es “ideal para jóvenes” quiere decir que no tiene ascensor. Si te dicen estudio, quizás piensen que no tiene la superficie mínima necesaria para ser escriturada como vivienda. Y por no ser vivienda, el IVA es mucho mayor.
  • Y ojo cuando leas céntrico, no quiere decir que eso sea un plus. En primer lugar, al ver la calle o la zona ya lo sabes, pero si ellos te avisan quizás sea que el centro tiene lo peor de él. Es decir, calle ruidosa, difícil de aparcar, etc…ellos no mienten.
  • Todos soñamos con un ático, sin duda es nuestro culmen. Pero aunque tradicionalmente el ático es el último piso, por tanto con una gran terraza, últimamente se emplea para denominar el piso que se ha conseguido habilitando un bajocubierta de trasteros.
  • Un dúplex, es decir que la vivienda se desarrolla en dos plantas. También se emplea cuando se ha puesto una litera y se ha dejado un espacio libre, aunque de altura insuficiente, debajo. Yo por suerte no tuve este problema, y finalmente adquirí un dúplex en Daganzo de los auténticos, de los de dos plantas, y con todo lujo de detalles. Está claro que no es el de Madoff que se vende en Nueva York, pero para un chico de pueblo como yo, no está nada mal.
  • Unos amigos míos se compraron una casa dentro de una promoción de chalets en Galápagos y lo primero que me dijeron es que hablaban de “finca representativa”. Entre bromas me decía que siempre pretenden centrar la atención en las gárgolas de la fachada, o las rejas del portal. Como si no hubiera otra cosa que contar. O es que quizás no lo haya.
  • Y qué me dices de esos pisos en Cobeña, por ejemplo que se vende bajo el título “ideal parejas”, pues que suele significar que tiene pocas o ninguna habitación, ya que se refiere, claro, a parejas sin hijos.
  • Como puedes comprobar hay mucha picardía en este sector, empresas que juegan con nuestro querido lenguaje. Para terminar vamos a echarnos unas risas. Me llama la atención mucho cuando veo en anuncios que el piso o la casa tienen encanto. Pues yo lo primero que pienso es que las puertas chirrían como si fuera un castillo medieval o que la madera del suelo cruje como si fuera un barco pirata. ¿No crees?

Yo en estas cosas prefiero no jugármela, así que ponte en manos de profesionales como son en Fresno Inmobiliaria, una inmobiliaria con sede en Daganzo y en más lugares, que no jugarán con el lenguaje y llamarán a las cosas por su nombre. Una representación más de que es muy importante dominar nuestra lengua.

Deja un comentario