Consejos para fomentar la inteligencia de los más pequeños
21 febrero, 2016

Consejos para fomentar la inteligencia de los más pequeños

Cuando los niños son pequeños siempre queremos que sean los más guapos, los más altos, los más divertidos y los más inteligentes, pero en realidad en pocas de estas cosas nosotros podemos influir. Aunque sí podemos fomentar que desarrollen su inteligencia con diferentes actividades. Normalmente esto es algo que se hace en algunas guarderías. Muchas de ellas tienen actividades temáticas para desarrollar su curiosidad y enseñarles diferentes cosas como los colores pero con juegos. Por ejemplo, los disfrazan y así les enseñan las profesiones. Pero esto también lo podemos hacer en casa si somos nosotros quienes nos ocupamos de los niños y no los llevamos a la guardería. De hecho, estas actividades son sencillas. Incluso para disfrazarlos podemos encontrar por internet, en empresas como Megumi Fiestas, divertidos disfraces de diferentes temáticas.

shutterstock_266646026reducida

Cómo estimularlos

Es conveniente que en casa nos vean también con libros. En una cierta edad todavía no sabrán leer, pero al menos sabrán que eso es algo bueno que hacen sus padres. Y ya se sabe que los niños intentan imitar todo aquello que ven cerca. Igual que nosotros en su día imitábamos a nuestra madre cocinando o a nuestro padre llevando el coche o el carrito del bebé con nuestros juguetes, ellos repetirán eso con los libros. Es más, hay libros adaptados a todas las edades. Por libro no debemos entender únicamente el hecho de leer, sino que también los hay táctiles, con músicas, con dibujos, desde aquellos míticos en los que había que buscar a Wally, un personaje vestido de rayas rojas y blancas, hasta los acolchados de ahora, en lo que abren ventanitas y ven animales debajo.

Otra forma de estimularlos es darles la responsabilidad de tener mascotas en casa. Los perros por ejemplo son una gran manera de optar por esta opción. Los niños pueden hacerse cargo de renovarles el agua cada día, de echarles comida tres veces en la jornada e incluso, según su edad y el peso y la fuerza del can, también los pueden sacar a pasear cuando no estén en clase. Por responsabilidad en este caso no entendemos, claro está, que se hagan cargo de los dinero de los gastos de la mascota, como pueden ser la comida o las vacunas, pero sí es bueno para que tengan el hábito de una responsabilidad. Además, los perros son muy buenos para los niños, ya que les ayudan a desarrollar sus defensas en mejor medida que los niños que están en una casa limpia, como en una burbuja de cristal.

Para que tengan responsabilidades podemos también integrarlos en las tareas de la casa, haciendo un cuadro de actividades semanales y determinando a quién le corresponden. Por ejemplo, podemos escribir que la cocina le compete al padre, a la madre la plancha y pasar el trapo el polvo por la habitación del niño es cosa del pequeño los sábados por la mañana.

La cocina es una forma muy buena también para desarrollar su creatividad. Está claro que debemos hacerlo supervisándolos, ya que no todo lo que hay en la cocina es apto para su uso, y se pueden también quemar al usar la cocina o cortarse con algunas herramientas. Pero si estamos nosotros presentes estarán supervisados. Por otro lado, hay determinadas actividades con la decoración en la repostería que no tienen el mismo peligro que el hecho de cocinar un potaje.

Por último, sin necesidad de apuntarlos a clases extraescolares que les dejen sin tiempo para jugar, es posible ponerles películas en otros idiomas pero subtituladas, que es algo que en España se ha hecho muy mal con las generaciones anteriores. Aquí estamos acostumbrados a que nos traduzcan y nos doblen todos los programas y largometrajes, mientras que en países como Rumanía o Bélgica esto no es así y los niños empiezan desde muy pequeños a familiarizarse con otros idiomas, como es el caso del inglés, y además de aprenderlo con más facilidad están más acostumbrados al oído.